Los vecinos de la localidad tinerfeña de Tacoronte denunciaron el maltrato sufrido por un perro, que estaba atado, abandonado, a pleno sol y sin agua en una azotea.

Ante esta situación, los presentes no tardaron en ponerse en contacto con el PACMA. El partido animalista denuncia la frecuencia con la que se ven este tipo de situaciones en terrazas cerradas, balcones y solares sin vigilia en Canarias.

Por eso, llamaron a la Policía Local, que se personó en el domicilio en el que se encontraba el perro. Una vez allí, el propietario de la vivienda explicó a los agentes que el animal era de un amigo suyo que ya se lo había llevado.