51.007667

Publicidad

Coronavirus

El pueblo valenciano de Sellent subvenciona las piscinas hinchables de los vecinos porque no abrirá la municipal

El Ayuntamiento de Sellent, en Valencia, ha decidido pagar parte de las piscinas portátiles de sus 379 vecinos porque considera que no es seguro abrir la piscina municipal este año debido a la pandemia de coronavirus.

Sellent es un pueblo de interior valenciano donde hace mucho calor, pero cuyo Ayuntamiento considera que no puede garantizar la seguridad de sus 379 habitantes y los veraneantes que se puedan acercar a la piscina municipal por los posibles contagios de coronavirus que pudiera haber.

Por eso, la partida económica destinada a estas instalaciones se va a invertir este año en las piscinas hinchables, una manera para que los vecinos están en el agua sofocándose del calor.

La iniciativa ha sido bien acogida entre las personas que viven en Sellent: "Me parece una buena iniciativa para paliar un poco el calor", señala una de ellas, y otra añade: "La piscina nos da la vida en verano y cerrarla ha sido muy duro".

Seguridad en las piscinas

El coronavirus tiene una escasa supervivencia en el agua de piscinas cloradas aun así los expertos recuerdan la importancia de evitar las aglomeraciones en las zonas de baño y de mantener en esas áreas las mismas medidas preventivas, sobre todo de higiene y distancia, que también debe guardarse dentro del agua.

Las recomendaciones de las autoridades son limitar el aforo en los recintos e incidir en la importancia de vigilar y desinfectar las partes exteriores de la piscina y ducharse siempre antes del baño y hacerlo incluso con jabón.

También es recomendable lavar los trajes y las toallas de baño, para eliminar todas las bacterias o virus. Además, recomiendan evitar las duchas en los vestuarios de estas instalaciones y que la gente se duche en su casa.

Publicidad