Annelies B. se ofreció a colaborar con la policía en cuánto supo que el niño que había aparecido perdido era alemán como ella.

Asegura que el pequeño se fue abriendo poco a poco "se fue abriendo cuando fue notando el cariño. Contó que su padre había organizado un picnic, con bocadillos, que todo parecía bonito y que el padre dijo que había escondido huevos de pascua en una cueva".

Ahí es cuándo, según el relato del niño, el padre comenzó a pegar a la madre y después al hermano. "Él le lanzó una piedra y comenzó a huir " "Es un niño muy inteligente, para siete años, decidió no huir por la carretera con la que habían ido con el coche" asegura Annelies.

El pequeño "no sabe que su mamá está muerta, pero muy mal herida, si". Le han dicho que "la siguen buscando". Él "está con arañazos en las piernas pero anímicamente bien ". " Estoy asombrada de lo entero, está muy fuerte, no digo frío pero sí muy fuerte" .

Annelies está contenta de haber podido ayudar, ha tenido al niño esta noche en su casa y no le importaría "tenerle una semana más, o lo que hiciera falta".

Los abuelos maternos se harán cargo de su custodia.