125.994500

Publicidad

Okupas

El momento en el que unos vecinos consiguen evitar la entrada de unos okupas a una casa de Eurovillas, en Madrid

Revueltas vecinales y caceroladas en varios puntos de España para echar a los okupas de sus barrios. Los vecinos de Eurovillas, en Madrid, hasta consiguieron evitar el regreso de unos okupas en una casa vacía. Sin embargo, ya de madrugada, los okupas consiguieron entrar otra vez en la vivienda.

En la urbanización Eurovillas, en Madrid, los vecinos se pasan el día con la cacerola en la mano. "Esto es insoportable porque cada vez hay más casas okupadas", denuncia uno de los vecinos. Por eso, de noche tampoco descansan y se suceden los enfrentamientos entre los vecinos y los okupas de la urbanización en Nuevo Baztán.

Ante lo que consideran inacción de la Policía, son los vecinos los que han decidido pasar a la acción. "No vais a volver a entrar porque no nos da la gana", gritaba uno de ellos a unos okupas que querían entrar al interior de la casa que habían okupado después de haber salido de ella. Esto ocurrió anoche, ya hasta uno de los okupas recibió un golpe.

Aprovechando que los okupas salieron de la vivienda, los vecinos soldaron la puerta. Sin embargo, volvieron a entrar y, según los vecinos, la Guardia Civil les dijo que no los podían echar.

Okupas en otras zonas de España

La misma situación se da en una urbanzación de El Casar, en Guadalajara. Se repiten la tensión y los enfrentamientos de los vecinos con los okupas. "No hay derecho a lo que están haciendo con nosotros, si quieren amenazas las van a tener", señala una de las okupas a la que están increpando para que deje de vivir en la casa.

En Tarragona tampoco se escapan de estas escenas. Concretamente, en Segur de Calafell, donde la presión vecinal ha conseguido que algunos okupas hayan sido expulsados, pero hay muchos más. Uno de los vecinos se queja, incluso, de que una vivienda ha sido okupada hasta en ocho ocasiones: "Tenemos miedo".

Todos se quejan de la desprotección que sufren y, por eso, quieren levantar la voz y vivir tranquilos.

Publicidad