Orange ha presentado este lunes en Madrid su nueva campaña de prevención sobre el uso del móvil al volante, en el que apela a la responsabilidad de quienes envían mensajes de WhatsApp a quienes en ese momento se encuentran conduciendo.

Enmarcada en la iniciativa de la compañía de telecomunicaciones 'Por un uso Love de la tecnología', la campaña busca sensibilizar sobre los perjuicios y riesgos del manejo de dispositivos cuando se va al volante, una práctica que, según la DGT, supone la primera causa de muerte en carretera, superando ya al consumo de alcohol y drogas.

Y es que, según las estadísticas de Tráfico, la conducción distraída está detrás del 25% de accidentes y del 31% de los fallecidos en las carreteras españolas.

Pero en esta nueva campaña, se hace un llamamiento para que no se envíen mensajes de WhatsApp a quien se sabe que está conduciendo. '¿Por qué ponemos en riesgo a los que conducen intentando comunicarnos con ellos cuando sabemos que están en medio de un trayecto?'; '¿De verdad es necesario saber cuánto les queda para llegar a su destino o si se encuentran bien cada 5 minutos?', son algunas de las preguntas con las que Orange invita a hacerse a las familias, poniendo esta vez el foco en los padres y madres, ya que, según Orange, son éstos, muchas veces, aunque sin querer, "el origen de los accidentes de sus hijos".

La campaña se articula en torno a dos vídeos: uno de ficción en el que se ve a un joven recibir un mensaje, que mira después mientras está conduciendo, y las consecuencias de tal acto; y otro real, en el que Orange muestra a padres hablando por WhatsApp con sus hijos sobre varios temas personales. Al final, se pregunta al progenitor: '¿y si fuese ese mensaje el último que lee antes de un accidente mortal'?

Estos contenidos audiovisuales se complementarán en próximas semanas con campañas online y otros contenidos informativos con consejos y mensajes de expertos y educadores para reforzar el carácter didáctico de la iniciativa.