Publicidad

Vacuna coronavirus

El director del instituto de Marbella admite que "algunos profesores tienen miedo de ponerse la segunda dosis"

Fernando Vázquez, director del instituto de Marbella donde ha fallecido una profesora después de ponerse la vacuna de AstraZeneca, aunque se están estudiando las causas de la defunción, los profesores admiten que tienen miedo de ponerse la segunda dosis.

Pilar era una profesora de 43 años que trabajaba en un instituto de Marbella, cuya muerte se está investigando después de recibir la vacuna del coronavirus de AstraZeneca.

Fernando Vázquez, director del instituto Guadalpin, donde trabajaba la profesora en Marbella. Asegura que "es una verdadera tragedia" lo que ha sucedido.

"Pilar era meticulosa, le encantaba su profesión, le encantaban los niños", asegura que fue a trabajar aún cuando se encontraba mal.

Vázquez, el director del instituto cuenta que a la mayoría de los profesores que se vacunaron le dieron "efectos secundarios intensos" aunque solo durante unos días, asegura. "El problema es que a Pilar le continuaron los efectos secundarios sobre todo dolor de cabeza y fiebre durante los siguientes 10 días", informa el director del instituto, quién asegura que "el pasado fin de semana sufrió un derrame cerebral", que le ocasionó la muerte.

"Los alumnos se encuentran tristes, para algunos de ellos es el primer contacto cercano con el fallecimiento de un ser querido", asegura Vázquez, que informa que "no tenía ninguna patología, ni había pasado el coronavirus".

Los compañeros de Pilar, según dice el director, de salud se encuentran bien, "aunque emocionalmente destrozados".

Fernando Vázquez asegura que algunos profesores están preocupados por recibir la segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca. Alguno de ellos incluso dicen que no se quieren poner la segunda dosis.

"Si la Agencia Española del Medicamento dice que la vacuna es segura, es un hecho, el miedo no, el miedo es irracional, no podemos luchar contra ello", asegura Vázquez.

Publicidad