82.005167

Publicidad

Huracán

El día después del huracán de Mallorca, árboles arrancados, carreteras cortadas y edificios dañados

El Govern balear solicitará al Gobierno central declarar "zona gravemente afectada" las 540 hectáreas de la Sierra de Tramuntana golpeadas por el temporal.

No hubo que lamentar víctimas pero sí muchos destrozos debido al temporal en la isla. Carreteras cortadas, árboles arrancados de cuajo y partidos por la mitad por un huracán y varias edificaciones afectadas.

Los propios ciudadanos de la isla describen el momento como "algo terrorífico". "Nadie se lo esperaba" en la isla de Mallorca.

Múltiples destrozos

Trozos de árbol que impactaban contra los vehículos, las rachas de viento arrasaron campos de cultivo y bosques de pino. "Se llevó tejas, el tenderete de mi casa, cuatro sillas" dice esta mujer que afirma que pasó bastante miedo durante el huracán.

"Arrasó todo. Menos mal que duró diez minutos, dura media hora y se lleva medio pueblo" aseguran en el municipio. El temporal dio paso a un huracán que resultó "aterrador". Fue algo "que no se esperaba nadie" en Mallorca.

A estas horas los operarios se afanan por volver a la normalidad, las carreteras se van reabriendo y se ha recuperado el fluido eléctrico aunque todavía se mantienen los problemas en las comunicaciones por internet como por telefonía.

Es sólo unas de las consecuencias que ha dejado el temporal de este fin de semana en Mallorca. La cosecha de oliva y de uva se podría echar a perder después del intenso granizo que cayó también el pasado sábado en la isla.

Declaración zona catastrófica

El Govern balear instará al Ejecutivo central a declarar "zona gravemente afectada" unas 540 hectáreas de la Sierra de Tramuntana golpeadas por el huracán que afectó a la costa noroeste y dejó a su paso decenas de árboles arrancados, carreteras cortadas y varias construcciones afectadas.

El temporal que azotó esa zona de la isla, dejando fuertes lluvias, granizo y vientos huracanados. La imagen de varias zonas de bosque destrozadas, con gran cantidad de pinos partidos por la mitad, ha sorprendido a los operarios.

Varias patrullas de la Guardia civil tuvieron que rescatar a personas aisladas en viviendas, como un matrimonio mayor y su hija, que se encontraban atrapados en su casa por la caída de un pino que les impedía salir.

Publicidad