76.010333

Publicidad

Coronavirus

El confinamiento por coronavirus y el temor a una nueva oleada disparan el interés por desplazarse a zonas rurales

Los ciudadanos encerrados durante casi dos meses en hogares sin terraza ni balcón dicen valorar ahora más el aire libre de los espacios rurales.

El confinamiento decretado por la crisis del coronavirus ha disparado el interés de los ciudadanos por irse a vivir a entornos rurales, o al menos adquirir allí una segunda residencia, aquellos que pueden permitírselo.

Este es el caso de Ersi y Álvaro, que acaban de reservar la compra de su casa en un pueblo de León: "Cuatro habitaciones, un baño y bastante terreno" asegura él. La pareja ya disfruta de las ventajas de su vivienda en zona rural.

Ersi, sin embargo, siempre ha preferido la ciudad, pero estos casi dos meses de confinamiento le han hecho cambiar de opinión. "Ha sido el detonante".

Otra pareja no ha tenido tanta suerte y por unos pocos días no ha podido disfrutar de su nueva casa con jardín. Carmen reconoce que "tiene unas vistas espectaculares y piensas ¿cuándo podré estar allí?.

Además, teniendo en cuenta el ritmo desigual de este plan de desescalada anunciado por el Gobierno, las zonas con menor densidad de población, que casi siempre son las rurales, avanzan más rápido de fase, por lo que podrían alcanzar antes esa 'nueva normalidad'.

Publicidad