97.024000

Publicidad

Coronavirus

El cardenal de Valencia se salta el estado de alarma por coronavirus y abre la basílica ante 200 personas

El cardenal Antonio Cañizares se ha saltado el estado de alarma por coronavirus y ha abierto las puertas de la Basílica a los fieles para que pudiesen ver a la Virgen de los Desamparados.

En resumen

  • Unas doscientas personas se han congregado a las puertas de la basílica
  • Cañizares pidió a los valencianos celebrar el día de la Virgen como "una gran fiesta, pese al dolor"

Este domingo se celebraba en Valencia el día de la Virgen de los Desamparados. Miles de personas solían presenciar el tradicional traslado de la 'Geperudeta'. La pandemia del coronavirus ha impedido esta celebración; sin embargo, el cardenal Antonio Cañizares ha decidido saltarse el confinamiento y abrir la puerta para enseñar la figura desde la puerta.

Unas doscientas personas se han congregado a las puertas de la basílica después de que el cardenal decidiera sobre las 11.30 horas de esta mañana abrir las puertas de la Basílica a los fieles para que pudiesen ver a su Patrona.

La Basílica de Valencia ha mostrado la imagen de la Virgen de los Desamparados a través de sus puertas a los fieles que se han desplazado hasta la plaza de la Virgen este domingo, fiesta de la patrona de la ciudad, según se aprecia en un vídeo remitido por el propio Arzobispado.

En las imágenes, se ve cómo varias personas concentradas en la plaza han aplaudido a la imagen de la virgen, entre las advertencias de los policías a los asistentes para que respeten la distancia de seguridad. En el vídeo también se escucha cómo un megáfono de la Policía insta del mismo modo a respetar las distancias.

La Policía Local de Valencia y la Policía Nacional han tenido que intervenir en la plaza y desalojar a los feligreses que se habían reunido allí.

El concejal de Protección Ciudadana del Ayuntamiento de Valencia, Aaron Cano, ha criticado que la Basílica ha mostrado la imagen de la Virgen de los Desamparados este domingo, el día de la festividad de la patrona de la ciudad, porque "genera un punto de concentración de personas", unos hechos que trasladará a la Delegación del Gobierno para ver si se ha infringido el estado de alarma.

Por su parte, el Arzobispado ha asegurado que no se han incumplido las medidas de seguridad y defiende que no había convocado a los fieles.

Publicidad