Imagen de un coche de la Policía Local de Valencia

Publicidad

Valencia

Dos policías salvan a una niña de 2 años tras atragantarse con un bizcocho en Valencia

Dos policías de Valencia salvan a una niña de dos años después de que ésta se atragantara con un trozo de bizcocho. Uno de los agentes le realizó una RCP y consiguió que la menor recuperara la consciencia y la respiración. Inmediatamente fue trasladada al hospital.

Son los nuevos héroes de Valencia. Dos agentes de Policía Nacional han salvado la vida de una niña de 2 años después de que ésta se atragantara con un trozo de bizcocho.

Los agentes recibieron el aviso de que una menor se estaba ahogando en la calle del distrito de Transits, en Valencia. Inmediatamente, en torno a las 19:00 horas, se desplazaron al lugar de los hechos, donde se encontraron a un hombre con una niña pequeña en brazos y varias personas a su alrededor.

La pequeña, de tan solo dos años, estaba inconsciente. Tras valorar la situación, uno de los agentes decidió realizarle la maniobra de Heimlich, mientras que el otro se encargaba de despejar la zona para dejar el espacio suficiente. Le realizó un total de cinco compresiones, pero la menor seguía sin reaccionar.

Ante esta situación, el policía inició la correspondiente reanimación cardiopulmonar, una RCP. Al poco tiempo, la niña de dos años recobró la consciencia y la respiración. Una vez pasó todo, los agentes averiguaron que el origen del atragantamiento había sido un trozo de bizcocho que la pequeña estaba ingiriendo minutos antes. Al atragantarse, comenzó a convulsionar y perdió el conocimiento. Una vez se recuperó, fue trasladada al hospital.

Cómo actuar ante un atragantamiento

De acuerdo a la Asociación Española de Enfermería Pediátrica, el atragantamiento en niños pequeños es más habitual de lo que pensamos, especialmente en menores de 5 años.

Por ello, recomiendan que en estos casos se actúe de forma rápida e inmediatamente se avise a los servicios de emergencia, al 112. Mientras esperamos, es aconsejable colocar al niño sobre una superficie dura y comprobar si el objeto sobresale. En ese caso, lo extraeríamos con el dedo en forma de gancho.

El segundo paso es dar unas palmadas en la espalda. Nos colocaremos a un lado y, ligeramente, sostenemos el tórax del menor con una mano y lo inclinamos hacia delante. A continuación, le damos cinco golpes en la espalda, entre los homoplatos, y comprobamos si el objeto ha salido.

En caso de no lograr detener el atragantamiento, se deberá practicar la maniobra de Heimlich. Para ello, nos situaremos detrás del afectado y haremos un puño con la mano. Lo colocaremos contra su estómago, justo encima del ombligo. En ese momento, presionaremos el esternón con cinco movimientos cortos y rápidos. En caso de no conseguir despejar las vías, continuaremos repetidamente la acción.

Publicidad