Dos jóvenes se han encontrado a una tortuga atrapada por lpásticos, en aguas de Soler, en Mallorca. Los jóvenes iban a bañarse cuando se han dado cuenta de que el animal tenía dificultades para nadar al tener sus garras atrapadas en plásticos. Los chicos retiraron el plástico de sus garras y rescataron al animal.

Este suceso no es aislado. Un informe de Greenpeace recoge que la densidad de la nube de plásticos en el Mediterráneo es, a día de hoy, similar a la de las famosas 'Islas del Plástico' del Océano Pacifico. Una realidad que pone en peligro la vida de todas las especies que habitan sus aguas.

Según esta misma organización, el volumen de plástico en este mar ha aumentado exponencialmente en los últimos tiempos. Se cifra en un total de 23.000 toneladas, dato que convierte al Mediterráneo en uno de los mares más sucios del planeta.

El problema del plástico es que es un material dañino para muchas especies y también por preservar la cadena alimentaria libre de microplásticos. Si concretamos en algunos animales, la tortuga, la cigüeña y el cangrejo ermitaño son las especies que más sufren con el exceso de plástico en el mar.