Un sello recuerda a los niños la necesidad de lavarse las manos

Publicidad

Coronavirus

Se dispara la venta de un sello que recuerda a los niños que deben lavarse las manos por el coronavirus

Colegios de toda España se está interesando por este sello para usar con los niños en la vuelta al cole. Les recuerda la necesidad de lavarse las manos para evitar contagios de coronavirus.

La preocupación por la vuelta al cole y la posibilidad de contagios de coronavirus entre los menores es tan grande que cualquier idea para recordarles las medidas de higiene es bienvenida. De ahí quizá el furor por un sello, que a con la frecuencia de los lavados, desaparece de las manos de los pequeños.

El sello tiene una tinta especial, hipolaergénica y homologada por la UE para que la usen los menores, que se estampa en las manos de los escolares y que sirve de recordatorio para lavarse las manos y evitar así los contagios de Covid-19.

Al menos cinco lavados de manos en la jornada escolar

Pretende ser una manera "divertida y distendida" de aprender y recordar que hay que lavarse, al menos, cinco veces las manos en el colegio. Ha sido idea de la empresa alicantina The Good Stamp que comercializa este producto vendido con el nombre Protect Kids Stamp y está patentado por la firma austríaca Colop..

En los últimos días cientos de colegios se han interesado por este sello y ha comenzado una avalancha de pedidos, asegura Javier Martínez, responsable de la empresa.

Así funciona

Se efectúan cuatro estampaciones en las palmas de las manos y el reverso con el fin de que en cada ocasión que se laven las manos se borre cada uno de los sellos con un frotado completo.

"Se van completamente en un minuto de lavado normal con cualquier jabón de PH neutro, y el objetivo es que, cuando los pequeños acaben la jornada escolar, no queden restos posibles del virus", ha afirmado Martínez.

Para 20.000 sellos y posibilidad de recarga

Cada cuño tiene cargas de tinta para 20.000 estampaciones, y hay posibilidad de recarga.

En lo que se lleva de semana los pedidos han sido "de locura", en palabras del responsable de la distribuidora, quien ha apuntado que los clientes son en mayor medida centros educativos preocupados "por proteger a sus alumnos", aunque también hay padres y madres particulares.

Publicidad