Otra madre denuncia que han expulsado a su hijo de un campamento. Esta vez en Torrejón de Ardoz, en Madrid. El pequeño tiene autismo. Le dicen que no tienen un monitor que se pueda ocupar de él : "señora cojase a su hijo y váyase", le dijeron .

Marcos juega ahora solo en casa, en su cama elástica, con el balón. No puede ir a la escuela de verano con otros niños, le han dicho que ha cerrado. Pero la verdad es que está cerrado sólo para él, tiene autismo con hiperactividad. Marcos se adaptó al campamento y a sus actividades pero al tercer dia le expulsaron.

El contrapunto es Álvaro. Tiene 8 años y sufre atrofia muscular. Le dijeron que no podía ir al campamento multiaventura porque él va en silla de ruedas. La sorpresa es que el Ayuntamiento de San Sebastián de los Reyes, en Madrid, ha readaptado las actividades a su necesidades. "Álvaro está feliz", dice su madre, es la primera vez que va a un campamento.