'El primer abrazo', un proyecto para concienciar sobre el maltrato animal

Publicidad

Sucedido en Serín, Gijón

Diez meses de prisión por tener a una perra en estado de abandono en un almacén

El animal, que presentaba fracturas óseas, infección, deshidratación y heridas supurantes, carecía de Chip y de tarjeta sanitaria. El acusado no dejaba que le dieran de comer "porque sino no vigilaba el recinto que era su cometido"

Europa Press | Madrid
| 17.01.2018 14:20

El Juzgado de lo Penal número 2 de Gijón ha condenado a un hombre a diez meses de prisión por tener en estado de abandono a una perra en un almacén de maderas en Serín, Gijón.

El animal, que carecía de Chip y tarjeta sanitaria, estaba en estado de abandono y el acusado no acudía durante largos periodos de tiempo al almacén. El recinto estaba vallado y la perra permanecía encerrada, sin comida, ni agua ni lugar donde cobijarse de la lluvia o el sol.

Una de sus patas trasera tuvo que ser amputada por una fractura que su dueño nunca trató.

Fue rescatada el día 5 de Abril de 2016 por la Guardia Civil que la encontró en estado de abandono y gravemente herida , ante las múltiples y reiteradas protestas vecinales y de las personas que por allí paseaban que se preocuparon por su estado de abandono,siendo trasladada a un centro veterinario donde se le aprecio desnutrición y deshidratación, heridas supurantes, dolor abdominal,olor purulento en la extremidad y sangre en las ingles.

"Fue atropellada por un vehículo y quedó coja pero valía para su cometido".

Examinada médicamente en la clínica veterinaria se detectó una fractura diafísaria de fémur de la pata trasera derecha sin tratar y por el que el acusado no le proporciono los adecuados cuidados, llegando a producirle artrosis y anquilosis de rodilla,infección de tejidos blandos, osteomielitis y contractura de músculocuadricep que determinaron la necesidad de amputación de dicho miembro, siendo acogida por la protectora de animales de El Trasguen cuyas instalaciones permanece.

El acusado en su interrogatorio ya dejó claro cuál era su actitud respecto del animal, cuando manifestó que "era un perro de guarda y que todo el que tenía uno sabía lo que había", afirmando que no dejaba que le dieran de comer "porque sino no vigilaba el recinto que era su cometido" Además se volvió a reafirmar cuando manifestó que "fue atropellada por un vehículo y quedó coja pero valía para su cometido".

Publicidad