Un coche de la Policía Nacional

Publicidad

EN TORRE PACHECO

Detienen a 13 personas en Murcia por explotar sexualmente a 13 personas y practicar abortos ilegales

Los detenidos tenían un acuerdo tácito para imponer similares condiciones laborales a sus trabajadoras para enriquecerse ilícitamente. Además las inspecciones sacaron a la luz evidencias de cuatro abortos ilegales a través del consumo de un fármaco.

EuropaPress | Madrid
| 08.11.2017 10:59

La Policía Nacional ha detenido a 13 personas por explotar sexualmente a mujeres en diferentes locales de ocio del municipio murciano de Torre Pacheco, algunas de ellas menores de edad, y también por realizar prácticas de aborto ilegal, según informaron fuentes del citado Cuerpo en un comunicado.

Los agentes de la Policía Nacional han detenido a estas 13 personas como presuntos autores de un delito relativo a la explotación sexual de personas, contra los derechos de los trabajadores y favorecimiento de la inmigración ilegal, así como por delitos relacionados con el aborto ilegal y contra la salud pública.

Los hechos se remontan a finales del año 2015, cuando la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia inició una investigación sobre diversos locales de Torre Pacheco en cuyo interior, al parecer, se estaba explotando sexualmente a varias mujeres en situación irregular de nacionalidad marroquí, alguna de ellas menor de edad.

La Policía Nacional, junto con Inspección de Trabajo, reforzó e incrementó los dispositivos de inspecciones policiales y laborales en los establecimientos comerciales y de ocio de dicha localidad, habiéndose realizado desde entonces un total de 36 intervenciones. La Policía Nacional pudo constatar, en siete locales de Torre Pacheco regentados por ciudadanos extranjeros, que la actividad de prostitución se realizaba de forma camuflada de manera que las mujeres implicadas se hacían pasar por simples camareras y los locales servían de punto de contacto con los clientes. Los servicios sexuales se prestaban posteriormente en otro lugar.

Acuerdo tácito entre los establecimientos para explotar a las mujeres

En la labor de búsqueda de posibles víctimas, algunas de las mujeres identificadas reconocieron haber ejercido el alterne y la prostitución, siendo ya menores de edad, en estos establecimientos de ocio entre cuyos propietarios existía un acuerdo tácito para imponer similares condiciones laborales a sus trabajadoras con el fin de enriquecerse ilícitamente.

A lo largo de la investigación se identificaron a seis menores de edad de 16 y 17 años que de forma rotatoria ejercían la prostitución en estos locales. La Policía Nacional explica que ese ánimo de lucro se puso de manifiesto en el aprovechamiento de la situación de especial vulnerabilidad de sus empleadas, pues todas son inmigrantes en España con escasos recursos económicos, la mayoría en situación irregular, y algunas de las víctimas eran menores de edad en situación de desamparo.

A todas ellas se les aplicaban unas condiciones laborales abusivas y precarias con turnos de trabajo prolongados por los que sólo cobraban veinte euros al día. Además, tenían la obligación de consumir bebidas alcohólicas y, en algunos casos, de sustancias estupefacientes con el fin de promover el consumo entre los clientes, según las mismas fuentes.

Abortos ilegales

Las inspecciones llevadas a cabo sacaron a la luz claras evidencias de cuatro abortos ilegales, a través del consumo de un fármaco, por los que se ha detenido a todas las mujeres implicadas.

Este medicamento, sometido a prescripción médica, era suministrado y ofrecido a las camareras de estos locales por otra mujer de nacionalidad marroquí conocedora de la explotación sexual que se estaba realizando sobre las mismas.

En el pasado mes de octubre, la Policía Nacional puso fin a esta investigación que ha culminado con la detención de trece personas, doce de nacionalidad marroquí y una de nacionalidad rumana con edades comprendidas entre los 24 y los 55 años de edad.

La Policía Nacional ha solicitado a la autoridad judicial competente la clausura temporal y el cese de todos los establecimientos implicados con el fin de prevenir la continuidad delictiva. Esta investigación ha sido desarrollada por miembros de la Policía Nacional pertenecientes a la Jefatura Superior de Policía de la Región de Murcia, contando con la colaboración de Inspección de Trabajo.

Publicidad