La Policía Nacional detiene a una mujer por difundir vídeos sexuales de su amante con otra mujer. La difusión de los vídeos se ha hecho viral ha hecho viral y ha provocado que los afectados han presentado denuncias por un delito contra la intimidad.

En la denuncia, el varón afirma haber tenido encuentros sexuales con otras dos mujeres porque "soy un hombre libre y nunca he engañado a ninguna de las mujeres. Todas sabían que había otras mujeres y nunca les he prometido nada», explica el cirujano Senís.

El denunciante afirma el robo de dos móviles, el "viejo, que no usaba" y "el móvil personal, que contenía los vídeos que habíamos grabado mi pareja y yo hace tres o cuatro años" durante un encuentro sexual con una mujer.

El hombre, cirujano, denuncia y acusa a las mujeres de el robo de dos teléfonos móviles y la difusión de los vídeos, que él interpreta esta difusión como «una trama para desprestigiarme profesionalmente por envidias que vienen de hace tiempo». El denunciante asegura que "estas mujeres son amigas y quieren perjudicarle en sus relaciones personales para no tener contacto con otras mujeres".

A disposición del juez

La Policía Nacional ha abierto una investigación y ha comprobado, según fuentes judiciales, que los vídeos se difundieron por el primer móvil robado bajo la conexión Wi-Fi de un despacho vinculado a una de las sospechosas del delito.

La sospechosa fue citada en la comisaría de Patraix en Valencia donde la policía la dejó en libertad después de tomarle declaración. Aunque tiene la obligación de comparecer ante el juez cuando la reclame para declarar por un delito de vulneración de la intimidad, recogido en el artículo 197 del Código Penal, y otro de hurto, contemplado en el artículo 234.