La Policía Nacional ha detenido a un agente del cuerpo que repostó gasolina y se marchó sin pagar en Valencia.

La Guardia Civil buscaba al hombre creyendo que se trataba de un estafador, pues iba vestido con el uniforme de la Policía Nacional y con deportivas. Sin embargo, resultó ser un agente del Cuerpo que estaba destinado en la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Valencia.

El hombre se bajó de su vehículo, que figura como sustraído desde el pasado mes de noviembre por impago de cuotas, repostó y se fue sin pagar después de pasar por el baño. El encargado de la gasolinera, al ver que no se trataba de un descuido, avisó a la Guardia Civil de lo ocurrido.

 

Esta no era la primera vez que el agente de Policía realizaba un acto similar. Según recoge el medio 'Levante EMV', el hombre llegó a sacar su pistola y su placa en un restaurante chino tras explicar que no llevaba dinero para pagar la cena.

Durante este episodio, el hombre intentó pagar con una tarjeta sin fondos y se identificó en varias ocasiones como "un policía de Valencia".