53.013167

Publicidad

Derrumbe vertedero de Zaldibar

Primera noche en el calabozo para los tres detenidos por el derrumbe en el vertedero de Zaldibar

El propietario y dos directivos pasan la primera noche en los calabozos de la comisaría de Eibar. Hoy se les tomará declaración y pasarán directamente a disposición judicial. El derrumbe en el vertedero se produjo hace cinco meses y los cuerpos de los dos trabajadores sepultados continúan desaparecidos.

Los tres detenidos han pasado su primera noche en prisión, en los calabozos de la comisaría de Eibar. Los detenidos son el propietario de la escombrera, Luis Barinaga; la administradora única de la empresa Verter Recycling 2002, Arrate Bilbao, y el director técnico del vertedero.

Primera noche en el calabozo

La Ertzaintza detuvo ayer a tres directivos de la empresa Verter Recycling 2002, propietaria del vertedero de Zaldibar , que hace cinco meses sufrió un derrumbe de miles de toneladas de residuos, lo que provocó que quedaran sepultados dos trabajadores de la escombrera que aún no han sido encontrados.

Fuentes del departamento vasco de Seguridad han informado de que las detenciones se han llevado a cabo "por orden judicial" y hoy prestarán declaración los tres detenidos.

La causa por el derrumbe se instruye en dos juzgados del País Vasco, uno es el de Durango donde se lleva la desaparición de los dos empleados sepultados por los escombros y en otro de Eibar, las denuncias por los supuestos delitos contra los derechos de los trabajadores y contra el medio ambiente.

Los dos informes

Los dos juzgados tienen dos informes sobre el derrumbe del vertedero de Zaldibar. La Ertzaintza remitió en el mes de junio un informe sobre la gestión del vertedero en el que se comunicaban posibles "indicios de criminalidad" en la gestión del mismo.

En otro informe enviado a la Fiscalía del País Vasco por la consejería vasca de Medio Ambiente se alertaba de que la empresa gestora de la escombrera, días antes del derrumbe del vertedero, habían tenido conocimiento de la aparición de algunas grietas en la misma, sin que se detuviesen los trabajos de descarga de residuos.

En los dos informes, tanto en el de la Ertzaintza como en el de la consejería vasca de Medio Ambiente, se aprecia la posible comisión de dos delitos, uno contra los recursos naturales y el medio ambiente, por ponerse en "riesgo grave" el entorno natural y "la salud de las personas", y un segundo contra los derechos de los trabajadores.

Publicidad