La Policía Nacional ha detenido al menos a cinco personas, cuatro varones y una mujer, de entre 22 y 43 años, algunos con lazos familiares entre sí, dedicados al robo en comercios, sobre todo en la región de Murcia. Los asaltantes utilizaban vehículos robados para atracar estaciones de servicio, salones recreativos y otros comercios, después se deshacían de ellos prendiéndoles fuego.

Se cree que están detrás de decenas de robos. Se les acusa de 13 con violencia e intimidación, 3 robos con fuerza, 22 sustracciones de vehículos y de tenencia ilícita de armas y pertenencia a organización criminal. Los registros de la policía han sido en dos viviendas de Alcantarilla y Aljucer.