La Policía Nacional ha detenido a un sicario polaco cuando se desplazaba desde Barcelona a Marbella para secuestrar a un miembro de un clan rival. Esta operación se ha llevado a cabo gracias a la colaboración de la Policía con los Mossos d'Esquadra y la policía de Polonia.

Según ha informado en un comunicado, el arrestado, "peligroso y habitualmente armado", contaba con numerosos antecedentes en Polonia por secuestros, lesiones y tráfico de drogas. Tenía fuertes vínculos con el crimen organizado internacional asentado en la Costa del Sol.

El detenido se encontraba en España con el objetivo de secuestrar al miembro de un clan rival por un ajuste de cuentas, viajando a Barcelona acompañado de tres personas de su confianza para posteriormente dirigirse a la provincia de Málaga.

Durante la detención, uno de los acompañantes del detenido portaba una bolsa con más de 100.000 euros y 1.000 libras en efectivo.