El detenido- Francisco Mejías- debía haber reingresado en el centro penitenciario Las Palmas II donde cumple condena, el pasado día 28 de diciembre.

Tras numerosas e intensas gestiones los agentes establecieron un dispositivo de vigilancia en el barranco de Taidía de San Bartolomé de Tirajana donde supuestamente pernoctaba el individuo, oculto en medio de un cañaveral. En el momento de su detención le fue intervenido un cuchillo de 25 centímetros de hoja.

Finalmente, ayer por la noche los agentes localizaron y lo detuvieron.

Mejías fue condenado en 2004 por matar a cuchilladas y delante de sus hijos a su mujer y en la calle era una amenaza para dos exparejas a las que se ha dotado de protección durante todo este tiempo.