La Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a un conductor de 28 años sorprendido mientras circulaba triplicando la tasa máxima de alcohol permitida al volante y protagonizando situaciones de conducción temeraria como invasiones del carril contrario, que tras ser interceptado por primera vez e investigado por los hechos descritos ante un posible delito continuado contra la seguridad vial, quebrantó la inmovilización de su coche y volvió a la carretera hasta ser nuevamente interceptado.

Según informa el Instituto Armado en un comunicado, el pasado, sábado, vecinos que se encontraban circulando por la carretera A-373 en sentido Ubrique (Cádiz) fueron testigos de una situación de conducción temeraria protagonizada por un vehículo que circulaba en su mismo sentido, dando la alerta al servicio unificado de emergencias 112 de Andalucía.