Agentes de la Policía Nacional han tenido que derribar la puerta de la casa para reducir y arrestar al hombre que tiene antecedentes por maltrato e incluso había tenido una orden de alejamiento de su ex pareja.

La mujer llamó por teléfono a la policía para para explicar que su expareja sentimental había aparecido en su vivienda en Alicante y que el hombre la había echado fuera con la exigencia de que "si no compraba droga y la traía, mataba a sus dos hijos".

La Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional desplegó un operativo que desembocó en la entrada en el inmueble, tras tirar abajo la puerta, y la inmovilización del agresor y rescate de los niños. Los pequeños han sido trasladados a un centro de salud para un reconocimiento médico.