Una mujer se personó en dependencias de la Guardia Civil del Puesto de Alfafar-Catarroja para presentar una denuncia el pasado 6 de abril. Contó que su médico de cabecera, en el desarrollo de una consulta rutinaria, se acercó a ella repentinamente, abrazándola para posteriormente realizar tocamientos en todo su cuerpo en contra de su voluntad. Incluso llegó a besarla en varias ocasiones y que no era la primera vez que lo intentaba.

Los agentes encargados de la investigación preguntaron a varias pacientes, mujeres de entre 40 y 70 años.

Según consta en las denuncias, el detenido se sobrepasaba, realizaba tocamientos, pedía a las mujeres que se desnudaran sin motivo alguno e incluso intentaba citarse con ellas fuera de la consulta.

El médico, de 60 años, tiene antecedentes por posesión de pornografía infantil en 2017 y fue investigado por abusos sexuales a otra paciente en el año 2018.