Publicidad

Allanamiento

Detenido por intentar okupar una vivienda y llamar a un cerrajero para que le abriera la puerta

Al entrar en la vivienda, el supuesto okupa se encontró dentro a los verdaderos propietarios. El asaltante está detenido con cargos de allanamiento de morada.

Un hombre ha sido detenido en la localidad de Villava, en Navarra, por intentar okupar una vivienda. Para conseguirlo, el detenido llamó a un cerrajero profesional para que le abriera la puerta. La Policía Local de Villaba detuvo a este individuo después de que los propietarios de la vivienda descubrieran que había entrado en su casa y los vecinos también dieran la voz de alarma.

El cerrajero abrió la puerta de la vivienda engañado por una persona que se hizo pasar por el hijo del propietario y que le dijo que tenía que entrar con urgencia al domicilio. Sin embargo, una vez dentro se encontraron con los verdaderos inquilinos.

Dada esta situación, los vecinos están atemorizados. El hombre que pretendía okupar la vivienda no consiguió su objetivo porque una de las vecinas, alertada por el ruido, dio el aviso a las autoridades. La mujer escuchó ruidos extraños y vio a su perra alterada, observó por la mirilla y vio a un chico con dos niños y otra persona manipulando la cerradura.

Cuando consiguieron forzar la puerta, se encontraron con los auténticos inquilinos que estaban en la cocina. La sorpresa fue mayúscula y se inició una discusión. El verdadero dueño les preguntó qué estaban haciendo y la respuesta del asaltante fue que ese era el piso de su padre. El propietario pudo echarlo y también llamó a las autoridades para que detuvieran al individuo.

El supuesto okupa está detenido con cargos de allanamiento de morada. Sin embargo, Ruth es cerrajera y confirma que este tipo de engaños se dan con bastante frecuencia y que muchas veces, en un primer momento, el cerrajero no puede identificar a los que requieren sus servicios ya que "a veces resulta que las personas se dejan toda la documentación dentro de la casa porque solo había ido a comprar el pan".

El detenido ya había intentado entrar en otra ocasión al mismo edificio. Al parecer, la intención era okuparlo. Para evitar otro caso como este, los vecinos han colocado un cartel en el portal en el que piden cerrar bien las puertas, incluidas las de los garajes, y han incluido el teléfono de la Policía para avisar ante cualquier sospecha similar.

Publicidad