Un joven de 23 años y nacionalidad española pero natural de Reino Unido fue detenido el pasado martes por agentes de la Policía Nacional en el municipio malagueño de Marbella por su presunta responsabilidad en un delito de abusos sexuales con penetración a una menor con la que contactó a través de la red social Instagram.

Fuentes policiales han precisado que la investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta por el padre de la menor ese mismo martes aunque los hechos habrían tenido lugar el pasado fin de semana en el domicilio del investigado.

Tras la denuncia del propio progenitor ante la Policía Nacional se activó el pertinente protocolo de actuación ante víctimas de abusos sexuales y se asistió a la niña. El detenido es compañero de trabajo del padre de la menor, de 13 años, y ambos habrían concertado una cita para verse en casa de él.

Los abusos a la menor se realizaron en casa del detenido, donde fue emborrachada y abusada sexualmente con penetración.

Los agentes de la Unidad de Atención a la Familia y Mujer (UFAM) se centraron en la investigación policial y pronto dieron con el supuesto autor de los hechos que, han precisado fuentes policiales, pasó este miércoles a disposición en el Juzgado Instrucción 3 de Marbella.

La menor tiene trece años por lo que no ha llegado al límite legal del consentimientos para mantener relaciones sexuales, que el Código Penal fijó, tras su última reforma de 2015, en 16. La edad mínima del consentimiento en España, antes del 2015 estaba fijada en 14 años, una de las más bajas de Europa.