EN LOS CALABOZOS DE LOS JUZGADOS DE PLAZA DE CASTILLA DE MADRID

Un detenido por agresión sexual se suicida en calabozo antes de ir prisión

Tres funcionarios de Instituciones Penitenciarias descubrieron al detenido ahorcado con su camiseta al realizar la ronda habitual de detenidos en los calabozos de los juzgados madrileños. El juez iba a ordenar su ingreso en prisión comunicada y sin fianza.

Vista parcial del edificio sede de los Juzgados en la Plaza de Castilla.

Publicidad

Un detenido acusado de un delito de agresión sexual se suicidó el pasado viernes en un calabozo de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla poco después de que un juez ordenara su ingreso en prisión comunicada y sin fianza. Fuentes jurídicas han confirmado el suicido de este hombre, un suceso que ocurrió en torno a las diez de la noche del viernes 23 de febrero.

Tres funcionarios de Instituciones Penitenciarias descubrieron al detenido ahorcado con su camiseta al realizar la ronda habitual de detenidos en los calabozos de los juzgados madrileños, han explicado las mismas fuentes, antes de indicar que el hombre estaba solo en un calabozo al estar acusado de un delito de agresión sexual para evitar cualquier incidente con otros arrestados.

El detenido había prestado declaración ante el titular del juzgado de instrucción número 34 por un delito de agresión sexual, que ordenó su prisión en prisión provisional comunicada y sin fianza. Las fuentes han destacado que los funcionarios llamaron de inmediato a los servicios de emergencia y trataron de reanimar al detenido, aunque finalmente los facultativos solo pudieron confirmar su fallecimiento, mientras que el juzgado de guardia de diligencias -ese día el número 33- se hizo cargo del fallecimiento.

Un detenido acusado de un delito de agresión sexual se suicidó el pasado viernes en un calabozo de los juzgados madrileños de Plaza de Castilla poco después de que un juez ordenara su ingreso en prisión comunicada y sin fianza. Fuentes jurídicas han confirmado el suicido de este hombre, un suceso que ocurrió en torno a las diez de la noche del viernes 23 de febrero.

Tres funcionarios de Instituciones Penitenciarias descubrieron al detenido ahorcado con su camiseta al realizar la ronda habitual de detenidos en los calabozos de los juzgados madrileños, han explicado las mismas fuentes, antes de indicar que el hombre estaba solo en un calabozo al estar acusado de un delito de agresión sexual para evitar cualquier incidente con otros arrestados.

El detenido había prestado declaración ante el titular del juzgado de instrucción número 34 por un delito de agresión sexual, que ordenó su prisión en prisión provisional comunicada y sin fianza. Las fuentes han destacado que los funcionarios llamaron de inmediato a los servicios de emergencia y trataron de reanimar al detenido, aunque finalmente los facultativos solo pudieron confirmar su fallecimiento, mientras que el juzgado de guardia de diligencias -ese día el número 33- se hizo cargo del fallecimiento.

Publicidad