La Policía Nacional ha detenido a una mujer por un presunto delito de sustracción de menores. Se encontraba fugada de la justicia desde septiembre del año pasado por incumplir una sentencia judicial que otorgaba la custodia del menor al padre. Durante la operación se consiguió localizar al niño, sin escolarizar y sin contacto con el exterior, en una finca de un paraje de la provincia de Cuenca.

La investigación se inició el pasado mes de septiembre, cuando la autoridad judicial decretó que se practicaran gestiones para la localización y detención

de una mujer que, tras un procedimiento de divorcio, incumplió una sentencia judicial que otorgaba la custodia de su hijo al padre. El caso tiene el añadido de que María Sevilla es presidenta de la asociación Infancia Libre. Los investigadores, tratando de localizar al menor y a la madre, comprobaron que el niño no había sido escolarizado ni atendido en ningún centro sanitario del territorio español, si bien gestiones practicadas lo situaban en algún lugar de la provincia de Cuenca. Al parecer el niño muestra dificultades para hablar y escribir tras este periodo de dos años aislado.

Vivía en condiciones difíciles en la finca vallada, con su madre, la actual pareja de esta y una hija de ambos. Esta niña prácticamente no se comunicaba con los agentes. Las condiciones tan peculiares, incluso extremas, de vida al parecer tienen que ver con la fe evangélica de la detenida.

Podemos ha negado que María Sevilla haya sido asesora del partido y no tiene relación con Ione Belarra, encargada de asuntos de infancia. El contacto, dicen, ha sido con la comisión de la Infancia del Congreso como presidenta de una asociación.