La Policía uruguaya ha detenido por un presunto delito de secuestro a una mujer que huyó hace cinco años con su hijo de tres, de nacionalidad española, en concreto de la localidad vizcaína de Ondarroa. El padre y los abuelos, que localizaron al pequeño, emprendieron entonces una batalla judicial para lograr que el niño vuelva a casa.

"Vino mi hijo de trabajar, va a casa y se encuentra que falta su pareja y el niño", relata Fernando Díaz, el abuelo del menor. Estuvieron siete meses sin saber nada del pequeño hasta que decidieron cruzar el charco y dieron con él. Su abuela, Arrate Salegi, asegura que le encontraron "en una situación lamentable".

Emprendieron una dura batalla judicial para que el niño volviera a casa. Y en lo que es un precedente para la justicia española, una magistrada ha ordenado la detención de la madre del pequeño por un posible delito de secuestro.

"Que la extraditen y que sea juzgada aquí", pide la abuela. La justicia uruguaya debe ordenar su extradición, una situación esperanzadora e impensable hace unos meses para esta familia vizcaína.