Publicidad

Coronavirus

Despido procedente por no utilizar de manera correcta la mascarilla contra el coronavirus en Gijón

Fue un caso muy sonado: despidieron a una trabajadora que atendía en una pescadería por no llevar bien puesta la mascarilla. Ahora ese despido se ha declarado procedente.

La clienta de una pescadería de Gijón pidió a la trabajadora que la atendía que se colocara la mascarilla porque la llevaba mal puesta y la empresa la despidió alegando falta de respeto y vulneración de las normas. Ahora ese despido se ha declarado como procedente.

Sucedió la sección de pescadería de un supermercado de Gijón, en Asturias. Una cliente se dirigió a la persona trabajadora comentándole que se pusiera bien la mascarilla, al llevarla por debajo de la nariz y estar manipulando pescado sin envasar.

Ante este hecho, la empleada reaccionó con tono amenazante, a pesar de los requerimientos del dueño del responsable de la tienda. La empresa la despidió a por vulneración de las normas de seguridad, falta notoria de respeto o consideración al público, y malos tratos de palabra u obra, abuso de autoridad, falta de respeto y consideración a jefes, compañeros y público en general.

Faltas muy graves

La magistrada considera que estos hechos se encuentran dentro de las faltas muy graves imputadas por la empresa demandada, vulnerando las normas de prevención de riesgos laborales elaboradas por la empresa demandada, que le obligaban al uso correcto de la misma, tapando la boca y la nariz, así como hacer caso omiso a sus superiores y dirigirse a la cliente en tono amenazante.

Por todo ello, se declara finalmente la procedencia del despido sin que quepa por parte de la juzgadora determinar una sanción distinta a la aplicada por la empresa demandada.

Publicidad