Publicidad

Los dos vigilantes aprovecharon que acaba de cometerse un robo para llevarse a casa material fotográfico. Eran precisamente los encargados de garantizar la seguridad de la empresa.

Anoche, al ver las imágenes exclusivas en Antena 3 la esposa de uno de ellos lo reconoció. Este martes, ambos han enviado una carta al dueño de la empresa. Escrita de su puño y letra, piden perdón y afirman que han sido despedidos. Cuentan que son padres de familia y que no se explican por qué lo hicieron. Ambos han devuelto todo lo que robaron: dos cámaras fotográficas.

Recuperar el material robado
Las imágenes grabadas por la cámara de seguridad instalada a la entrada del local han descubierto a más cacos inesperados. Hay más vigilantes que han robado material a la empresa. La Policía mantiene abierta una investigación, aunque para los dueños del local, lo prioritario es recuperar el material robado.

Todo ocurrió la madrugada del pasado domingo. Durante casi una hora, cuatro hombres golpean la puerta blindada hasta que consiguieron abrirla.

Salta la alarma, pero aún así se llevan tranquilamente material fotográfico valorado en 30.000 euros y hasta tienen el detalle de cerrar la puerta al irse. Lo que nadie se esperaba es que ese robo continuara poco después de que estos ladrones de se fueran con su botín.