La Guardia Civil ha desmantelado un 'narco-bloque' ubicado en Roquetas de Mar (Almería) en el que se han localizado 2.420 plantas de marihuana y en el que se han neutralizado 120 enganches ilegales a la red eléctrica y 20 enganches a la red hídrica.

La operación ha permitido detener a dos personas como presuntos autores de un delito contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico al tiempo que se investiga a otras 13 por usurpación de bien inmueble.

Según informa el Instituto Armado en una nota, la denominada operación 'Alfaiz' se inició tras haber recibido numerosas informaciones sobre el "fuerte olor" a marihuana y los continuos ruidos que se producen en un edificio de la localidad, lo que levantó sospechas sobre su uso para el cultivo de marihuana.

Una vez examinada la información, los investigadores diseñaron un macro dispositivo en el que participan más de 80 agentes de la Comandancia de Almería y apoyo del Servicio Aéreo de la Guardia Civil.

En total se practicaron diez registros en diferentes viviendas, en las que también se encontraron 316 lámparas con reflectores, 336 balastros, 364 bombillas, 30 extractores, 67 ventiladores, 42 equipos de aire acondicionado, tres bombas de agua, tres equipos de osmosis, tres bombas de sulfatar, medidores de ph, humificadores y un equipo de aire acondicionado portátil.

Los agentes comprobaron que se había instalado una compleja instalación eléctrica en la que los técnicos de la compañía neutralizaron hasta 120 enganches ilegales a la red. De igual modo se neutralizan 20 enganches ilegales a la red hídrica. El cultivo contaba con un sofisticado sistema de riego por goteo y osmosis, así como con un sistema musical programado en la creencia de que aumentaría el rendimiento de la plantación.

Entre los detenidos se encuentran P.D.S., de 41 años de edad, y B.S. de 18 años, ambos vecinos de Roquetas de Mar. Las diligencias instruidas por la Guardia Civil, fueron entregadas en el Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de los de Roquetas de Mar.