27.007833

Publicidad

Coronavirus Escocia

El desgarrador testimonio de una anciana en una residencia de Escocia que pide ver a su familia: "Se me acaba el tiempo"

Una anciana de 104 años solicita ver a su familia a la que no ve desde marzo cuando comenzó la pandemia del coronavirus. Mary Fowler se encuentra en una residencia de ancianos en Fife, Escocia, que en esta segunda ola de pandemia se encuentra al límite de su capacidad.

Desde que comenzó la pandemia por el coronavirus, la escocesa Mary Fowler, de 104 años, tuvo que dejar de recibir la visita de sus hijos por precaución. Meses después y viendo que la situación no mejora ha pedido públicamente que la dejen ver a su familia. Ella se encuentra en una residencia de ancianos en Fife, Escocia, uno de los lugares más golpeados por la Covid-19 que en esta segunda ola se encuentra al límite de su capacidad.

El vídeo ha dado la vuelta al mundo y de él se han hecho eco medios como el Daily Mirror, que ha recogido la súplica de Mary: "Tengo que ver a mis hijos. Se me está acabando el tiempo. Aquí me cuidan muy bien, pero quiero a mi familia. Por favor ayúdame".

Las restricciones a las visitas domiciliarias en Escocia se han endurecido en las últimas semanas. La primera ministra escocesa Nicola Sturgeon, se ha pronunciado sobre el vídeo y ha admitido que la situación de Mary se repite constantemente en todo el país pero su deber es "mantener a las personas en hogares de ancianos lo más seguras posible".

Remover conciencias

Las peticiones de Mary han sido compartidas a través de Cathie Russell, responsable de la agrupación 'Care Homes Relatives Scotland', que persigue el objetivo de reunir a personas que tienen seres queridos en hogares y residencias de ancianos. Con la publicación del video, Cathie Rusell ha querido sensibilizar a la población sobre la importancia de acompañar a los mayores para que se sientan queridos y apoyados. Resulta evidente que uno de los grupos de población más vulnerables desde que comenzó la pandemia es el que componen las personas de mayor edad. El colectivo tiene que lidiar, por un lado, con la enfermedad, puesto que el virus les afecta especialmente, y por otro, con el abandono, la soledad, el aislamiento social y la incomunicación.

Éticas de triaje

Precisamente un documento sobre actuación média y sanitaria, 'Éticas de triaje', afirma que durante los meses más duros de la pandemia, los criterios para designar un paciente como prioritario dependen de una "mayor esperanza de vida" o del "valor social de la persona".

Publicidad