Fraude

Denuncian a una academia de idiomas por presunto fraude en cursos de verano de 4.000 euros: falta de atención y comida escasa

Una de las familias afectadas denuncia que las habitaciones estaban sucias y en mal estado, la comida era escasa, había falta de atención y cursos sin el mínimo nivel.

Una de las comidas que tenían los alumnos del cursillo de verano en Inglaterra

Una de las comidas que tenían los alumnos del cursillo de verano en Inglaterra Antena 3 Noticias

Publicidad

Habitaciones sucias y en mal estado, comida escasa, falta de atención y cursos sin el mínimo nivel. Las vacaciones de idiomas de Inglaterra para más de un centenar de niños españoles han sido un fraude.

Ana contrató un curso por 4.000 euros para su hija de 12 años. Tres semanas en la Isla de Wright en una residencia con una habitación para compartir con otra chica, y un curso de inglés de alto nivel. Ese era el contrato. La realidad es que la menor tuvo que alojarse en una habitación con otras siete chicas, con un mobiliario sucio y destrozado.

La comida, apenas unos cereales para el desayuno, un sándwich a mediodía y pasta para cenar. "Mi hija se tuvo que gastar 350 euros extras en comida para poder alimentarse", asegura Ana. Por último, los cursos de inglés, que se ofertaban de inmersión, se limitaban a una reunión de 40 minutos con un profesor con varios alumnos donde, básicamente, se hablaba español.

La situación se repite en otros destinos

La situación se ha repetido en otros destinos como Brighton, Torquay, Londres, Eastbourne, Bournemouth, Oxford, Dublin y Malta.

La propia empresa ha reconocido a título particular algunos de los problemas denunciados por las familias, incluso asegura Ana "se les ha ofrecido una cantidad de 300 euros, que los demandantes consideran insuficientes por los daños causados".

37 familias se han unido para iniciar un proceso extrajudicial contra la agencia Education First para tratar de llegar a un acuerdo. De no producirse, presentarán una demanda legal. La intención, además de reparar los daños morales causados y abandono de menores, es tratar de impedir que la empresa continúe con estas prácticas en las nuevas contrataciones de alumnos.

Publicidad