La cuenta de Twitter 'Es Racismo' ha denunciado un nuevo caso de discriminación en la estación de Sants, en Barcelona. Las imágenes muestran a un guardia de seguridad empujando de forma violenta a un pasajero negro al pedirle su documentación. La asociación señala además que fue el "único" al que pidieron el billete.

 

"Explica el autor del vídeo que al final le han permitido irse, porque no había cometido ninguna infracción. A quien han acabado identificando es al guardia de seguridad", cuentan en su cuenta de Twitter.

 

Renfe ha contestado a través de Twitter diciendo que "como medida cautelar, el vigilante ha sido retirado inmediatamente del servicio de Renfe hasta que se aclare el pertinente expediente informativo abierto al respecto".

 

Es Racismo ha contestado a su vez a la compañía ferroviaria con un "veremos en qué queda la cosa y cuáles son las justificaciones de Renfe. Tras la agresión a Jesús por parte de los vigilantes de "seguridad" en Atocha hace unos meses y la negación de lo evidente, el racismo antinegro, no esperamos mucho. No son casos aislados, es la cotidianidad".