Varios efectivos del Parque de Bomberos del Escorial han protagonizado una curiosa y delicada operación en la localidad madrileña de Galapagar. Un gato ha quedado atrapado en el interior del capó de un vehículo, una problemática frecuente en invierno cuando los felinos callejeros buscan el calor del motor de los coches para refugiarse por las noches.

Tras un arduo y complicado trabajo, los bomberos han conseguido sacar al angustiado animal y todo ha quedado en un susto que ha acaparado la atención de los vecinos y curiosos de la zona.

Te podría interesar...

Bomberos y policía reaniman a media docena de gatos intoxicados en un incendio

Una joven se queda paralítica tras acoger en su casa a un gato callejero infectado con una bacteria

Así son los Scottish Fold, los gatos más tiernos del mundo