Los cuatro empleados de la residencia de discapacitados La Milagrosa de Málaga que fueron detenidos por supuestos malos tratos a los internos del centro han quedado en libertad con cargos, según han informado fuentes judiciales.

Los trabajadores arrestados, un hombre y tres mujeres, fueron puestos disposición del Juzgado de Instrucción número 5, en funciones de guardia, que ha decretado su puesta en libertad, aunque se les investiga por delitos de malos tratos.

La residencia, situada en la barriada de La Corta, es propiedad de la Asociación Malagueña en Favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (Aspromanis), que presentó hace unos días una denuncia ante la Policía al detectar posibles conductas delictivas de algunos de los empleados. A raíz de esa denuncia la Policía detuvo primero a un trabajador y el pasado jueves a otras tres empleados de este centro.

La asociación informó a los familiares de las posibles víctimas y a las entidades públicas (Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y Diputación de Málaga) con las que tiene concertadas las plazas para atender a discapacitados.

La Consejería de Igualdad ha informado de que tuvo conocimiento de este asunto a través de la dirección de la residencia y de que está llevando a cabo tareas de inspección en el centro, donde actualmente son atendidas 46 personas con discapacidad intelectual y graves afectaciones, según Aspromanis.