Publicidad

Coronavirus

Decenas de fiestas ilegales desalojadas en España en el penúltimo fin de semana bajo estado de alarma

Un fin de semana más, las fiestas ilegales que no respetan las restricciones se han vuelto a suceder por España.

Las fiestas multitudinarias, pese a estar prohibidas por la pandemia del coronavirus, se han vuelto a repetir este fin de semana en España, con aglomeraciones en locales, fincas, pisos o botellones en la calle.

Es lo que ha ocurrido en Ciempozuelos, en Madrid, donde la Guardia Civil ha encontrado a más de 400 estudiantes universitarios que celebraban una macrofiesta en una finca. Allí no se cumplía ninguna medida de seguridad sanitaria: ni mascarillas, ni mucho menos la distancia social recomendada para evitar contagios de COVID-19.

Los agentes no detuvieron a nadie, pero todos los asistentes han sido propuestos para sanción y se investiga al dueño de la finca y al promotor del evento. Según ha explicado la portavoz de la Guardia Civil Mercedes Martín a Antena 3 Noticias, fueron los propios vecinos los que dieron la voz de alarma. "Había ocho autobuses. Los asistentes nos reconocieron que se fletaron desde la calle Almansa y, evidentemente, cuando accedimos al interior observamos que no se estaban respetando las medidas COVID", cuenta.

Además, la portavoz ha recordado que la Guardia Civil seguirá velando por el cumplimiento de la ley, pero se mantiene "en espera" de las restricciones que se puedan mantener o eliminar con el fin del estado de alarma en España este domingo 9 de mayo. Con todo, Mercedes Martín insiste: España lleva más de un año en pandemia y se deben respetar todas las medidas.

Fiestas ilegales en Barcelona, País Vasco y Tenerife

Las imágenes también se han producido en Barcelona, donde se han vuelto a celebrar multitud de fiestas, botellones y reuniones en locales por varias zonas de la ciudad.

Lo mismo ha ocurrido en el País Vasco, una de las comunidades más afectadas por el coronavirus, cuyos datos epidemiológicos son de los peores en toda Europa. Las fiestas ilegales se han producido en zonas como la plaza San Nicolás de Algorta de Getxo (Bizkaia). Allí, los vecinos están hartos de que cada fin de semana se reúna demasiada gente.

Y cuando la Policía Local intentaba dispersar a la multitud, varios asistentes empezaron a lanzarles botellas y latas. De hecho, varias patrullas de la Ertzaintza tuvieron que acudir a apoyar a los agentes, y tres personas han sido propuestas para sanción.

También en Adeje, en Tenerife, se produjeron aglomeraciones que no respetaban las restricciones por el coronavirus. Es lo que ocurrió en la playa y en un estanque abandonado. La mayoría de los asistentes eran belgas, franceses e italianos.

Publicidad