DiverXO

Dabiz Muñoz confirma que subirá los precios a partir de enero para conseguir la sostenibilidad humana en sus restaurantes

El mejor chef del mundo asegura que "la gran revolución de la hostelería pasa por la sostenibilidad".

Dabiz Muñoz

Publicidad

La pandemia del coronavirus ha supuesto un varapalo para la hostelería. Sobre ello ha hablado hoy el cocinero español, Dabiz Muñoz, que ha confirmado que a partir del próximo mes de enero subirá los precios. El motivo, conseguir la sostenibilidad humana en sus restaurantes.

Sostenibilidad humana

"Habrá que subir el precio del menú. En DiverXO no estamos donde queremos estar, pero a final de año o en enero creo que habremos llegado, y esto significa tener horarios racionales, ser sostenibles a nivel humano y tiene un coste. El ritmo de trabajo en la élite siempre va a ser alto. Evidentemente esto tiene una consecuencia en el precio del menú. Ahora son 250 euros, pero en enero lo subimos a lo que creo que vale"

En este sentido, el considerado mejor chef del mundo, ha dejado claro que las condiciones laborales "de cualquier gremio tienen que ser sostenibles a nivel humano", por ello, otro de los objetivos prioritarios es que su plantilla "trabaje cada vez más a gusto".

"Llevo 7 semanas viajando sin parar y en todo el mundo hay un problema de personal. La gran revolución de la hostelería pasa por la sostenibilidad. Llevamos años hablando de la sostenibilidad del plantea, que es importante, pero también está la sostenibilidad humana. Es necesario racionalizar horarios".

Nuevos proyectos

Muñoz abrirá un nuevo restaurante en Madrid que se llamará Ravioxo, ampliando así su red de restaurantes. Sin embargo, el camino no ha sido fácil. El cocinero ha contado que su éxito reside en su capacidad de levantarse después de caerse "muchas veces".

"Me crezco ante la adversidad y creo que soy especialmente creativo y resolutivo cuando tengo problemas muy grandes. Durante la pandemia me encontré con Diverxo y con Streetxo cerrado, y con un restaurante Londres que también estaba cerrado y, pese a ello, mantenerlo vivo me costaba 50.000 euros al mes".

Publicidad