Los afectados querían alcanzar su sueño, sobre una pasarela o con un micrófono en la mano. El supuesto representante se movía por toda Andalucía prometiendo trabajo varios artistas pero la empresa no estaba a su nombre.

Cobraba hasta 120 euros por la inscripción en la agencia y prometía cursos y un máster de interpretación que jamás se llevó a cabo, valorado en más de 1.000 euros. Ahora decenas de afectados por esta presunta estafa se han unido a través de esta plataforma en internet, pero la realidad es que figuran pocas denuncias ante la policía y dos de ellas son por amenazas.

Si se demuestra esta presunta estafa estaríamos hablando de cientos de miles de euros de personas que han perdido su dinero y también la ilusión.