Imagen de Gabriel Cruz

Publicidad

UN MES SIN EL PEQUEÑO GABRIEL

Se cumple un mes del asesinato de Gabriel Cruz, el niño que unió a España en torno a los 'pescaítos'

Un mural en la finca de Las Hortichuelas recuerda al pequeño Gabriel Cruz un mes después de su asesinato.

Agencias / antena3.com | Madrid
| 27.03.2018 10:13

El recuerdo del niño Gabriel Cruz, asesinado en Almería el 27 de febrero, sigue vivo en la memoria de todas las personas que siguieron su caso durante los 12 días que se buscó su cuerpo.

Un mural en la finca de Las Hortichuelas recuerda al pequeño Gabriel Cruz un mes después del terrible crimen. Una pareja de 'grafitteros' de San Sebastían viajó hasta Almería para arropar a los familiares del menor y pidió permiso a la abuela paterna para dedicar un mural al niño y le solicitó algunas fotografías del pequeño para inspirar el retrato.

Esta imagen homenaje recuerda al pequeño Gabriel, cuyo nombre logró unir a toda España entorno a los 'pescaítos' y sus padres, Ángel y Patricia, se convirtieron en esos doce fatídicos días de búsqueda en un ejemplo de esperanza.

"Si pensamos en Gabriel, creo que él nos sonreiría y nos diría que hay que estar contentos", señalaron los padres del pequeño el pasado día 22 antes de su declaración ante el juez.

Presente en las procesiones de Semana Santa

Hermandades, asociaciones religiosas o bandas de música han buscado en estos días la forma más original, llamativa o discreta de recordarle a sus padres, Ángel y Patricia, que no están solos, y que los cofrades comparten el dolor de la muerte de su hijo, asesinado con sólo 8 años, y para ello se ha echado mano del "pescaíto", el símbolo que recuerda la pasión de un niño que quería ser biólogo marino.

Los símbolos son muchos, pero emocionante fue cuando ayer, la niña sevillana Carlota Laguillo entregaba al Consejo de Hermandades y Cofradías hispalense su palma con el pececillo, tras pedir la venia en nombre de su hermandad, La Borriquita, para entrar en la carrera oficial.

Es costumbre que en esta hermandad pida permiso para la estación de penitencia en la Santa Iglesia Catedral uno de los niños del cortejo, y Carlota emocionó a todos cuando, con su voz de niña, pidió el permiso y entregó su pescaíto.

También en Sevilla, la Borriquita de Lora del Río llevaba en sus pasos un cirio también con el pescaíto, y algunas, como las de La Estrella y El Cautivo de Dos Hermanas, decidieron que el homenaje al menor se realizase en sus respectivas entradas en la noche del Domingo de Ramos, siendo Gabriel protagonista de la dedicatoria de la última 'levantá' del paso antes de despedirse de sus vecinos.

Publicidad