120.00

Publicidad

Coronavirus

Cuidado con la limpieza en casa por el coronavirus, se multiplican las intoxicaciones

La casa también hay que desinfectarla por el coronavirus sobre todo cuando venimos de la calle. Zapatos, pomos, interruptores. Lo más común es utilizar lejía, pero en sus justas proporciones.

El Instituto Nacional de Toxícología ha recibido, solo en el mes de marzo, más de dos mil llamadas relacionadas con intoxicaciones en el hogar con productos de limpieza.

Con el COVID-19 debemos extremar nuestra higiene para evitar la propagación del coronavirus dentro de casa.

Lo primero que debemos hacer al llegar es quitarnos los zapatos y desinfectar las suelas con una solución con alcohol. También debemos quitarnos la ropa y echarla a lavar.

Para la limpieza de sanitarios y superficies con la que estamos en contacto es imprescindible el uso de lejía. La proporción adecuada es mezclar 20 mililitros de lejía con 950 de agua, o lo que es lo mismo, 4 tapones de la botella de lejía por cada litro de agua.

Debemos emplear agua fría para evitar que se evapore el cloro y el poder que tiene de desinfección.

Nunca debemos mezclar lejía con amoniaco porque es altamente tóxico.

La mezcla de agua y lejía la emplearemos en baños y superficies que tocamos habitualmente como los mandos, eso sí, debemos usar un trapo para cada uno de los objetos que limpiamos.

No hay que olvidarse de los pomos de las puertas y ventanas, luego debemos airear bien la casa, lavar los trapos, quitarnos los guantes y lavarnos las manos.

Publicidad