Los trabajadores del hospital Vall d'Hebron, en Barcelona, denuncian el mal estado de las cocinas del centro. Aseguran que hay cucarachas y que algunas alcantarillas han llegado a expulsar el agua de los baños.

El sindicato CSIF, el más representativo en las administraciones públicas, ha denunciado que este hospital, uno de los centros más presentes en los rankings internacionales por su calidad asistencial, se está viendo afectado por los recortes y la falta de inversión en la sanidad catalana.

Los trabajadores explican que han encontrado cucarachas paseando entre las baldosas y mobiliario oxidado junto a los alimentos.

El efecto de las limitaciones presupuestarias también se percibe, según la sindicalista, en los menús que se sirven a los pacientes, en los que desde hace meses se ha reducido su calidad.