Consumimos 132 litros de agua por habitante cada día, una cifra que convendría reducir dada la escasez. Por ello es importante conocer algunas cifras llamativas, como el hecho de que un grifo abierto gasta unos 12 litros por minuto. Estos son algunos de los hábitos que se deberían introducir en nuestras rutinas:

- Acostumbrarnos a cerrar el grifo mientras realizamos labores cotidianas es clave para ahorrar agua. En cinco minutos estaríamos ahorrando 60 litros de agua.

- Utilizar los electrodomésticos cuando estén llenos. La carga de los electrodomésticos también es importante pues un lavavajillas gasta unos 35 litros, mientras que una lavadora consume alrededor de 50 litros de media. Pese a que en la teoría sabemos que cada gota cuenta, en la práctica no siempre se llevan a cabo estos consejos.

- Ducharse en lugar de bañarse. Tirar de la cadena del inodoro supone de media unos 10 litros y darse una ducha de cinco supone un consumo de 50 litros, mientras que llenar una bañera ronda los 200 litros.

- Mantener los grifos bien mantenidos. El gasto de agua no es solo debido a la poca conciencia sostenible. A esto se le suma el mal mantenimiento de los grifos, que poco a poco, con cada gota gasta agua.