Crema de cacao

¿Cuál es la polémica con la crema de cacao 'realfooder' de Carlos Ríos?

El nutricionista y creador del movimiento 'realfooder' Carlos Ríos ha lanzando al mercado una crema de cacao saludable y varios consumidores y nutricionistas han advertido de problemas en el etiquetados.

¿Cuál es la polémica con la crema de cacao 'realfooder' de Carlos Ríos?

Publicidad

El nutricionista y creador del movimiento 'realfooding', Carlos Ríos, ha lanzado al mercado su propia crema de cacao como alternativa a otros productos como Nocilla y Nutella. Ríos presentó su nuevo producto como "la crema de cacao más saludable de la historia", pero algunos nutricionistas y compradores han advertido de algunos problemas de etiquetado lo que ha generado una gran polémica.

Según la publicación de Carlos Ríos, la crema en cuestión está hecha de cacao natural, castaña. dátil, aceite de oliva virgen extra y tahini. "Mi misión con este producto es que gran parte de la sociedad diga por fin adiós a las toneladas de azúcar añadido, aceites refinados o edulcorantes que ingiera de las conocidas cremas ultraprocesadas", escribía el nutricionista en un post de Instagram.

Problemas en el etiquetado

La polémica comenzó cuando la nutricionista y tecnóloga de los alimentos, Beatriz Robles, lanzó la pregunta en Instagram de si una crema de cacao 'realfood' con dátiles puede considerarse sin azúcares añadidos. La respuesta de Robles era clara: No. Y mencionaba la referencia a la norma R1924/2006 para argumentar su postura. Como explica Robles, esta norma indica que para considerar un producto "sin azúcares añadidos", este "no debe llevar azúcares y ningún alimento utilizado por sus propiedades edulcorantes".

Según la experta, en la segunda parte de la afirmación está el matiz ya que plantea cuál es la función de los dátiles en la crema de cacao de Carlos Ríos. "El problema de la crema de cacao 'realfooding': declara expresamente que usa 'castaña, cacao y dátil para endulzar de forma natural'", afirma. Por este motivo, la nutricionista añade que "lleva ingredientes que se usan por sus propiedades endulzantes, algo que se declara en la etiqueta, por lo que no puede indicar 'sin azúcares añadidos'".

Como ella, otros nutricionistas se han postulado de la misma forma. Por ejemplo, el nutricionista Aitor Sánchez alega precisamente que el "dátil se ha introducido con intencionalidad de azúcar" en un vídeo publicado en su canal de YouTube. Explica también que el etiquetado debería sustituir la expresión de "sin azúcares añadidos" por "con los azúcares naturalmente presentes".

Este nutricionista y divulgador señala también otros fallos menores en el etiquetado. Entre ellos, el orden de presentación de los ingredientes. También señala que, aunque es cierto que es más saludable que las otras cremas de cacao que acostumbramos a consumir, no se puede consumir esta tampoco en exceso y no hasta "4 cucharadas al día" como ha afirmado Ríos en alguna ocasión.

La respuesta de Carlos Ríos

En poco tiempo, la polémica se hizo fuerte en redes sociales. La respuesta de Carlos Ríos tampoco se hizo esperar y subió otro post en su Instagram bajo el título "Quieren retirar nuestra crema de cacao del mercado".

En él, Carlos Ríos aseguraba que "algunos medios de comunicación" le habían contactado por un supuesto caso de "ilegalidad" de su producto. ""El argumento que utilizan es el de equiparar azúcares refinados como el jarabe de glucosa al mismo nivel que los presentes de forma natural en la castaña o los dátiles", ha escrito.

Después, equiparaba el argumento de los nutricionistas críticos con el etiquetado de la crema con el "típico de la industria de los ultraprocesados" y pasaba a enumerar los beneficios del dátil, además de afirmar que el producto tenía incluso propiedades "cardioprotectoras".

Además, Ríos asegura que cuando el dátil se tritura no es igual que tirar azúcar del azucarero o azúcar libre, otro argumento al que otros nutricionistas han dado la razón pero con matices porque "hay que considerar que estamos añadiendo una gran cantidad de azúcar total", como asegura Aitor Sánchez .

"En resumen, quieren tumbar nuestro producto apoyándose en resquicios legales", ha sentenciado afirmando que la crema se iba a seguir vendiendo.

Publicidad