Publicidad

Coronavirus

Cruzar la goma de la mascarilla aumenta peligrosamente el riesgo de contagio por coronavirus

Un experto explica los riesgos del mal uso de las mascarillas. La Sociedad Española de Medicina asegura que es necesario afeitarse para utilizar las FFP2, al contrario de lo que ocurre con las quirúrgicas, que se adaptan mejor a la barba.

La mascarilla se ha convertido en uno de los símbolos de la seguridad ante el coronavirus. Poco falta para que los españoles cumplan un año de uso obligatorio debido a la pandemia de la COVID-19. Sin embargo, no todos la utilizan correctamente y ello supone un mayor riesgo de contagio.

Más allá del debate entre las FFP2, las quirúrgicas y las higiénicas, se conocen nuevas características y detalles de las mascarillas con respecto al inicio de la pandemia del coronavirus. Las últimas informaciones apuntan a que cruzar la goma de la mascarilla quirúrgica supone un grave error que puede multiplicar el riesgo de contagio por coronavirus.

Al cruzar la goma y colocarnos la mascarilla en forma de 'x', se producen peligrosos huecos laterales que aumentan la cantidad de aire que entra y sale sin ser filtrado. Así lo ha afirmado José Luis Jiménez, profesor de Química en la Universidad de Colorado.

Por tanto, se recomienda a todas las personas que no crucen la goma de sus mascarillas para evitar riesgos de contagio innecesarios durante esta pandemia de coronavirus. La mascarilla, junto con la higiene de manos, se ha convertido en la gran barrera contra la COVID-19 en todo el mundo.

Otra de las grandes dudas es la de si se debe o no afeitar para utilizar las mascarillas FFP2. Ahora la Sociedad Española de Medicina asegura que es necesario afeitarse para utilizar las FFP2, al contrario de lo que ocurre con las quirúrgicas, que se adaptan mejor a la barba.

Publicidad