Insectos

Crece la lista de los insectos que ya se pueden comer en España con la inclusión de las larvas de escarabajo del estiércol

Desde ya podrás tomar en España un aperitivo de larvas de escarabajo del estiércol. Te contamos qué insectos están autorizados en nuestro país.

Imagen de archivo de un cuenco con insectos

Imagen de archivo de un cuenco con insectos Pexels

Publicidad

La lista de insectos permitidos para el consumo humano en España crece con la inclusión del escarabajo del estiércol. La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria ha dado luz verde al consumo y la comercialización de este insecto y con él ya son 4 los que cuentan con una evaluación positiva en la UE: gusano de la harina, langosta migratoria, grillo doméstico y larvas de escarabajo del estiércol.

Más allá de la repulsa que a algunos pueda causarles comer insectos es real que existe un interés en potenciar estos nuevos alimentos ya que sus propiedades nutritivas sumadas al bajo impacto ecológico y económico que supone su producción hacen que la cría de estos bichos sea una industria prometedora.

Son muchos los supermercados que ya ofrecen insectos enteros o productos que los contienen como ingrediente. Vamos a explicar los 4 insectos que se pueden consumir en nuestro país.

Gusano de la harina (Tenebrio molitor)

Fue el primer insecto que consiguió la autorización para consumirse en la UE. Su uso está pensado para ser desecado como un aperitivo o como un ingrediente de una serie de productos alimenticios.

Langosta migratoria (Locusta migratoria)

En noviembre de 2021 se aprobó el consumo de la langosta migratoria y estará disponible congelado, seco y en polvo.

Grillo doméstico (Acheta domesticus)

Puede ser consumido en seco como aperitivo o como ingrediente de una serie de alimentos en forma de polvo, como productos proteicos, galletas o productos de pasta o congelado.

Larvas de escarabajo del estiércol (Alphitobius diaperinus)

EFSA emitió una evaluación positiva de las larvas de escarabajo advirtiendo que puede causar reacciones alérgicas al igual que ocurre con otras especies autorizadas. Se ha estudiado su seguridad para ser añadidas como ingrediente a diversos productos como barritas de cereales, pasta, análogos de carne y productos de panadería.

Publicidad