LO ÚLTIMO EN COSMÉTICA NATURAL

Crear tu propia crema facial puede ser tan sencillo como preparar un café

Se elige la base según el tipo de piel, los principios activos y en cuestión de segundos se puede crear una crema adaptada a nuestra piel. Hay empresas que envían a domicilio los ingredientes para prepararla.

Publicidad

Al igual que cada mañana preparamos el café con solo introducir una cápsula, un poco de agua y pulsar un botón, ahora podemos preparar una crema natural del mismo modo. Solo hay que elegir la base (normal, seca o grasa) y los principios activos, por ejemplo antiedad o hidratante y pulsar un botón. En cuestión de segundos una máquina producirá la crema adaptada a nuestro tipo de piel. Según Rubén Rubiales, socio de Lesielle, “la crema siempre se adapta al momento que necesitemos. Si vamos a una ciudad y hay alerta por polución solo hay que añadir un tratamiento contra la contaminación”

Hay otras formas de preparar una crema en casa. Existe un kit que incluye los ingredientes, los instrumentos y los envases necesarios para crearla. “Viene desde 0, para que además se conozca qué es lo que lleva el producto y qué es lo que se necesita”, asegura Coqué López, socia de Aromakit. En un laboratorio preparan el paquete que en cuestión de horas recibimos en casa para preparar nuestra cosmética sin levantarnos del sofá.

Publicidad

La reacción de los adolescentes tras ver 'El día que quemé mi corazón': "Es un reflejo de lo que les pasa a muchos chicos”

La reacción de los adolescentes tras ver 'El día que quemé mi corazón': "Es un reflejo de lo que les pasa a muchos chicos”

Diez adolescentes de un instituto madrileño visionan la película 'El día que quemé mi corazón'. Narra la historia real de un joven francés que intentó quitarse la vida después de sufrir, durante años, acoso escolar. Los chavales tienen 16 años, la misma edad que tenía Jonathan, el protagonista, cuando quiso suicidarse.

Fernando Lamata

Fernando Lamata, sobre la nueva variante ómicron: "Ese nacionalismo vacunal para los ricos es un suicidio colectivo"

Fernando Lamata ha reprochado que eso de "vacunar, vacunar y vacunar" "está muy bien, pero hemos de vacunar, vacunar y vacunar a todo el planeta no solo a los europeos".