Sexo

Publicidad

Coronavirus

El confinamiento y la pandemia por coronavirus inhiben el deseo sexual: "Los divorcios crecerán"

El psicólogo clínico y terapeuta Antonio Bolinches estima que el 20% de las parejas que se han confinado juntas romperá su relación tras la cuarentena por coronavirus.

El confinamiento y la propia pandemia del coronavirus inhiben el deseo sexual tanto dentro como fuera de la pareja, un fenómeno que perdurará, salvo en los más jóvenes, más allá del fin de la cuarentena, según asegura el vicepresidente de la Sociedad Catalana de Sexología, Antonio Bolinches.

El psicólogo clínico y terapeuta de pareja ha señalado que el temor a contagiar o a que nos contagien nos llevará a ser más "evitativos" con la sexualidad y a preferir la autosatisfacción o el sexo cibernético.

"Como consecuencia de los consejos de distanciamiento social, durante un tiempo se le dará una importancia relativa a la sexualidad. Del mismo modo que hay una crisis económica que tendremos que superar, también habrá una crisis de confianza con lo que respecta al contacto físico", ha apuntado el autor de 'Sexo sabio' o 'El secreto de la autoestima'.

Se producirá, ha explicado, una "asepsia comunicativa" con consecuencias también en la sexualidad. ¿Dejará entonces la gente de enamorarse y acostarse con extraños? Para Bolinches, en el tiempo "inmediatamente posterior" a la crisis del coronavirus "sí habrá una repercusión evitativa no solo a la sexualidad, sino a la afectividad y a todo tipo de contacto interpersonal".

"Los divorcios crecerán"

Destaca que la sexualidad en las parejas se verá afectada: "No tengo duda de que a quien más va a afectar es a las parejas. Como ya se ha dicho estos días, los divorcios crecerán", ha afirmado el sexólogo. Según su estimación, el 20% de las parejas que se han confinado juntas romperá su relación tras la cuarentena por desgaste previo o decepción sobre la gestión de la crisis entre ambos.

"El otro 80 % se reparte entre una minoría que se habrá fortalecido y el resto de parejas que habrán quedado tocadas, pero podrán ir recomponiéndose progresivamente, en algunos casos necesitando terapia", ha añadido.

Y todo ello porque "el confinamiento genera tensión, frustración, ansiedad y malestar psicológico, que no son facilitadores de la sexualidad", ha señalado.

Los jóvenes, menos afectados

De esa retracción ante la sexualidad por el coronavirus, Antonio Bolinches deja a un lado a los más jóvenes, porque "tienen menos concienciación" y, sobre todo, "una sexualidad efervescente". "Además, saben que por su edad corren menos peligro", ha añadido Bolinches, quien ha apostado porque los menores de 30 años "serán los primeros en retomar la normalidad sexual".

Publicidad