Una joven se desmayó en un autobús de Sevilla. Llamaron a emergencias pero nadie les dio respuesta, por lo que el conductor decidió tomar riendas en el asunto.

El conductor avisó a sus superiores y modificó su itinerario para ir hasta el centro de salud más próximo para acercar a la paciente.

El autobús se detuvo en el hospital San Juan de Dios, según informa 'ABC Sevilla'. Un testido dijo que "la chica estaba muy pálida. No respondía con coherencia a nuestras preguntas y se tocaba la barriga diciendo que le dolía mucho. Se quejaba y lloraba hasta que desmayó.